Transgénicos llegan al gabinete de Peña Nieto

bolivar-zapata

El pasado jueves 27 de marzo, el presidente electo de México Enrique Peña Nieto, nombró al Dr. Francisco Bolívar Zapata como el encargado de Ciencia, Tecnología e Innovación del gabinete de transición presidencial.

La organización ambientalista Greenpeace fue de las primeras en notar tal nombramiento y lo calificó esta designación como preocupante porque con ello se está allanando rápidamente el camino para garantizar la liberación del maíz transgénico al ambiente en el sexenio 2012-2018.

El Dr. Bolívar Zapata tuvo un papel destacado en la elaboración y cabildeo a favor de la Ley de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM), también conocida popularmente como “Ley Monsanto”.

De acuerdo a Greenpeace, durante las intensas discusiones en torno a esa iniciativa de ley en 2005, dentro y fuera del recinto parlamentario, fue ampliamente denunciado por organizaciones ambientalistas y científicos que Zapata, junto al Dr. Roberto Ortega Lomelín, se apropiaron del nombre de la Academia Mexicana de Ciencias para legitimar con ese sello el aval del mundo académico hacia la LBOGM.

Greenpeace recuerda que fue tan inusual el cabildeo realizado por el Dr. Bolívar Zapata en pro de esa ley, que organizaciones de productores orgánicos y ciudadanas de Oaxaca lo denominaron “Príncipe Monsanto” en alusión a su condición de académico distinguido con el premio Príncipe de Asturias en 1991.

Al nombramiento del Dr. Bolívar Zapata se suma el de Enrique de la Madrid como encargado del sector agrícola para la próxima administración. Entre 2003 y 2006, De la Madrid fue presidente ejecutivo del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) y también promovió desde el sector industrial la creación de una ley de bioseguridad que pone en primer plano los intereses de las corporaciones en vez del principio precautorio para evitar la contaminación genética del maíz mexicano.

Greenpeace no cuestiona las contribuciones del Dr. Bolívar Zapata a la ciencia y academia mexicanas, pero sí su desempeño durante la elaboración y aprobación de la ley de bioseguridad, atribuyéndose la opinión del sector científico, que tuvo una postura heterogénea respecto a la política a seguir en materia de transgénicos,

Señala Greenpeace que estará alerta sobre las futuras decisiones del Dr. Zapata que pongan en riesgo al maíz nativo de México y la agricultura sustentable para el país.

FOTO Benjamín Flores/Proceso

Top