Home-office es clave para reducir emisiones de carbono de las empresas

Aumentar el número de empleados que trabajan desde casa puede ahorrar hasta 3 mil millones de libras esterlinas (aproximadamente 137 millones de pesos mexicanos) los costos de energía para las empresas británicas y reducir más de 3 millones de toneladas de emisiones de carbono en aquel país.

Esto es de acuerdo a un nuevo reporte publicado por Carbon Trust. El reporte indica que trabajar desde casa o hacer “home office” puede reducir significativamente el consumo de energía y los costos de renta de oficina, además de las emisiones de CO2 adicionales por el traslado de los empleados.

Los avances en la tecnología como teléfonos inteligentes y computación en la nube (cloud computing) significan una mucha mayor facilidad y este reporte revela un aumento significativo de gente que trabaja desde sus casas que llega 4 millones de un total de 30 millones de personas que laboran.

“Trabajar desde casa o home-office está a la alza, las cifras aumentan más de medio millón de personas desde 2007” dice el director administrativo de Carbon Trust Hugh Jones. “Esta nueva investigación muestra que en las circunstancias adecuadas, tiene el potencial de ser expandido ampliamente y ser un ganar-ganar para los negocios y el ambiente”.

La investigación va más allá y revela que a veces no se logran los ahorros de carbono debido a un efecto de rebote, particularmente el aumento de emisiones de carbono de los empleados que trabajan desde casas que no son eficientes en energía.

Hugh Jones opina que las empresas deben tener cuidado en sus circunstancias individuales al considerar políticas de trabajo en casa para asegurar que esto realmente disminuya las emisiones de carbono y no las aumente.

Cerca del 40% de los trabajos del Reino Unido son compatibles con home-office, pero solo 35% de las compañías tienen una política que permita esto a sus empleados. Además, en las empresas que ofrecen esta posibilidad, rechazan entre el 30 y el 50% de las solicitudes.

Los lugares de trabajo que cuentan con largos traslados de sus empleados son los primeros que pueden darse cuenta de los beneficios ambientales inmediatos que traería un cambio hacia el “home-office”.

Top