Come menos carne

Basi

Una de las acciones personales más poderosas para reducir nuestra huella de carbono.

No ha existido un mejor tiempo para que la gente comience a tener una dieta vegetariana pues la producción de carne es una de las actividades que más impacto negativo tienen en el cambio climático. Se estima que la producción animal representa el 70% del uso de la tierra agrícola y ocupa 30% de la superficie del planeta. La ganadería produce un volumen considerable de los gases de efecto invernadero (metano, óxido nitroso y bióxido de carbono) que generan el cambio climático. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) ha declarado que la producción ganadera es responsable del 18% de los gases de efecto invernadero.

Además, la producción de carne es extremadamente ineficiente pues se consumen grandes cantidades de recursos; se necesitan 10,000 litros de agua para producir un kilo de carne de res mientras que para producir un kilo de papa se necesitan 500 litros de agua. En la producción convencional (no orgánica) se requieren cinco a siete kilogramos de granos para producir un kilo de carne de res. Para producir cada uno de estos kilos de granos se emplea mucha energía y agua en la producción, el procesamiento y la transportación.

Criar animales como alimento genera más gases de efecto invernadero que todos los coches del mundo. Los árboles son talados para crear tierras de pastoreo y los animales generan metano y óxido nitroso durante su vida y en sus residuos.

La ganadería genera bióxido de carbono cuando se talan bosques para producir granos y pastizales para alimentar a los animales y durante algunas etapas de la producción y el transporte.

Se espera que el cambio climático se incremente en la medida en que más gente de todo el mundo mejore sus condiciones económicas y, por tanto, consuma más carne.

De acuerdo al artículo científico publicado en Climatic Change por la holandesa Elke Stehfest et al. (Febrero 2009), si el mundo transitara a una dieta con menos carne o totalmente libre de carne se abandonarían millones de hectáreas que resultarían en una gran absorción de carbono por la vegetación que volvería a crecer y las emisiones de metano y óxido nitroso se reducirían sustancialmente. Entonces una transición así traería una reducción del 50% de los costos de mitigación para alcanzar las 450ppm en el año 2050.

Intenta vivir un día sin carne y conoce otras opciones de comida.

TIPS

-Haz una comida al día libre de carne.
Si ya lo haces, aumenta gradualmente el número de comidas sin carne en la semana.

-Planea con anticipación dejar la carne para que no sea algo drástico, así disfrutarás más mientras investigas nuevas recetas o restaurantes.

FOTO Woop

Top